Las consecuencias del plástico en los mares se siguen extendiendo. No solo afectan la calidad del agua que consumimos sino también a la flora y fauna que ahí habita. Detenerlo es tarea urgente.

super sabado pie 2

Las consecuencias del plástico en los mares se siguen extendiendo, no solo afectan la calidad del agua que consumimos sino también a la flora y fauna que ahí habita. Las estadísticas son alarmantes. Aunque no es algo nuevo, cada vez más investigaciones lo confirman y arrojan datos escalofriantes.

También te puede interesar:  Casino Golden Palace une su compromiso con el planeta y da el primer paso realizando actividades Eco amigables en sus operaciones

Un nuevo y preocupante estudio

Esta semana se publicaron en la revista Global Change Biology los resultados de una investigación titulada “ingestión de microplásticos ubicuos en las tortugas marinas” realizada por la Universidad de Exeter (Reino Unido) y la Universidad James Cook (Australia) liderada por la Dra. Emily Duncan en colaboración con los Laboratorios de Investigación de Greenpeace.

Las pruebas realizadas en más de 100 tortugas marinas en el Océano Pacífico, el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo revelaron microplásticos en el intestino de cada tortuga, incluso en la costa de Queensland (Australia).

Se encontraron más de 800 partículas sintéticas en las 102 tortugas estudiadas, con hasta 20 piezas de microplásticos (partículas sintéticas de menos de 5 mm de longitud) encontradas en cada una de las tortugas muestreadas de Queensland. Sin embargo, los investigadores solo probaron parte del intestino de cada animal, por lo que se estima que el número total de partículas es aproximadamente 20 veces mayor.

¿Qué encontraron?

Los microplásticos más comunes fueron las fibras, que potencialmente pueden provenir de fuentes como ropa, neumáticos, filtros de cigarrillos y equipos marítimos, como cuerdas y redes de pesca, y se encontró que las tortugas de Queensland también tienen microperlas en sus entrañas.

“Su pequeño tamaño significa que pueden pasar a través del intestino sin causar un bloqueo, como se informa con frecuencia con fragmentos de plástico más grandes”, dijo la autora principal, la Dra. Emily Duncan, de la Universidad de Exeter.

La Dra. Duncan también agregó: “Sin embargo, el trabajo futuro debería centrarse en si los microplásticos pueden estar afectando a los organismos acuáticos más sutilmente. Por ejemplo, posiblemente pueden transportar contaminantes, bacterias o virus, o pueden afectar a la tortuga a nivel celular o subcelular. Esto requiere una mayor investigación “.

Los investigadores actualmente no entienden cómo las tortugas ingieren las partículas sintéticas, pero las fuentes probables son el agua de mar y los sedimentos contaminados, y las comen a través de presas o plantas.

Posibles consecuencias

El profesor Mark Hamann, de la Universidad James Cook, expresó “La ingestión de plásticos no es la principal amenaza para la especie, pero su presencia en cada tortuga es una preocupación”.

Además, agregó que “El tema es digno de una investigación continua, ya que sospechamos que las tortugas más jóvenes son más vulnerables y no sabemos qué efectos tendrá la ingestión de microplásticos en ellas”.

Fuentes: Universidad James Cook